La historia de la ventana

969 23 40 39
La historia de la ventana

Las ventanas de madera en Cuenca son un atractivo visual en muchas casas y edificios de interés . Como profesionales en el sector de la carpintería te comentamos que la ventana, a lo largo de la historia, ha tenido una función muy importante en la construcción.

Todos sabemos que la luz es esencial para el ser humano porque influye en la síntesis de algunas vitaminas, el cuidado de sus órganos y el estado de ánimo, motivo por el cual existen desde el origen de los tiempos.

Como profesionales en ventanas de madera en Cuenca podemos resaltar que, en un principio, la ventana no era más que un hueco o agujero grande que se abría en las paredes de las casas con el único propósito de que pudiesen entrar la luz y el aire.

En la Edad de Bronce y Hierro aparecieron las primeras formas de ventana muy rudimentarias, donde era normal ver el estiramiento de la piel de animales o inicios de persianas con madera para asegurar la protección ante las inclemencias climatológicas.

La creación del vidrio se remonta a la época de los fenicios, pero, realmente, hasta después de Cristo no comienza a utilizarse este material. Los romanos fueron los que primero empezaron a emplearlo en las ventanas de las iglesias, acompañados de tiras de plomo para ajustar la sujeción.

Hasta el año 1959 no se inventó el denominado sistema de flotado, para conseguir que los vidrios fueran mucho más grandes y de mayor calidad. Realmente, las ventanas comenzaron a  tener una gran evolución a partir del siglo XIX hasta nuestros días, cuando aislamiento, durabilidad y calidad son factores claves.

En Carpintería Julián Martínez te podemos indicar que el desarrollo de las ventanas ha sido muy lento a lo largo de los siglos, pero sin duda las de madera, además de belleza y aislamiento, han demostrado su gran resistencia con el paso del tiempo.